Només demano informació... sobre el viatge a Brussel·les del CPIDE

El reciente viaje a Bruselas de una delegación del CPIDE, acompañada por algunos periodistas, ha generado demasiada tensión y muy poca información.

El viaje apenas tuvo eco en los diarios que se editan en Barcelona, excepto algun breve en las páginas de información comarcal, mientras que en los medios de comunicación local ha merecido un espacio sin duda excesivo para los escasos datos que se han aportado.

Una lectura atenta las explicaciones sobre el viaje que han ofrecido los medios de comunicación permite concluir que la información tenía que haber sido más completa y más clara. ¿Cuántas personas fueron a Bruselas exactamente?.¿A qué fueron? ¿Qué tareas concretas hacían necesaria la presencia de todas y cada una de estas personas en la capital de la Unión Europea, durante tres días? ¿Cómo cumplieron sus misiones?

Estos datos son imprescindibles para que todas y todos los contribuyentes que hemos financiado este viaje - tanto si apoyamos como si estamos en contra del Plan Hidrológico Nacional, y tanto si participamos como si no en el Consorci per a la Protecció Integran del Delta de l'Ebre -, podamos valorar si era necesario, si hacía falta que fuera tanta gente, y, si lo era, si han cumplido al menos con las tareas que justificaban su desplazamiento. Sin embargo, los medios de comunicación sólo nos los han ofrecido parcialmente. No todos han dicho claramente que fueron once personas vinculadas al CPIDE, sólo LA VEU DE L'EBRE ha dado los nombres de todos ellos y los cargos que ocupan y justifican su presencia; tampoco han explicado cuántos periodistas fueron; y no sabemos si participó alguien más. Total, de quince a veinte personas?. Como mucha gente sabemos por experiencia lo que cuesta un viaje a Bruselas, podemos hacer un cálculo económico aproximado.

Menor y menos clara es la información sobre qué hicieron todas estas personas en Bruselas, y si lo que hicieron justificaba su viaje. Los diarios del martes explicaron que se había alterado la ruta prevista para evitar a los miembros de la Plataforma concentrados para despedirles, y llenaron el espacio con una amplia información sobre las personas que se encadenaron ante la delegación del govern de la Generalitat en Tortosa, pero apenas dijeron nada sobre las agendas concretas de los viajeros. El miércoles pudimos verlos sentados en torno a una mesa y se nos informó de que el día anterior habían mantenido algunas reuniones, pero acaso por la escasez de datos concretos sobre los temas tratados, la mayor parte del espacio se rellenó con unos titulares y unos textos que reproducían desmesuradamente las descalificaciones y acusaciones que el presidente y el director del Consorci pronunciaban desde Bruselas contra la Plataforma. En las portadas del jueves leímos que los representantes del CPIDE regresaban satisfechos de Bruselas, y según EL PUNT, "però sense cap compromís", no obstante, de la lectura de las páginas del interior no se desprendía mucha más información.

Un espacio desproporcionado que, lamentablemente, se ha rellenado de palabras y más palabras que, en vez de aportar elementos de juicio para que cada cual haga sus valoraciones, han colaborado a emponzoñar la vida pública.

El 5 de julio, LA VEU DE L'EBRE titulaba a cuatro columnas: "Una delegació del Consorci viatja a Brussel.les per explicar el PIDE". La información ocupaba un cuarto de página y añadía algunos datos más:

  • Que la delegación estaba "encapçalada pel president, Francesc Sancho, i el director, Joaquim Fabra".
  • Que el viaje se realizaría el lunes.
  • Que el CPIDE había hecho público el día antes un comunicado en el que explicaba que "La voluntat del Consorci és transmetre als màxims dirigents de la Comissió Europea que la seua missió principal és vetllar per la sostenibilitat del tram final del riu Ebre i del seu delta, i també disposar d'un pla integral, que serà l'instrument legal que garantirà les necessitats hídriques i ambientals presents i futures del territori".
  • Que la Plataforma en Defensa de l'Ebre consideraba la visita del CPIDE Bruselas "respectable" pero también "una maniobra de confusionisme". Y que un portavoz, Angel Aznar, "va criticar el fet que el Consorci utilitzi diners públics per pagar el viatge a un grup de periodistes de mitjans que no disposen de corresponsalies a Brussel.les".

Esta última opinión añadía un dato de interés: la delegación viajaría acompañada por un grupo de periodistas invitados.