Reply to comment

(1988-04-26) Olvidé hasta que la humanidad nace de mujer

Amparo Moreno Sardà (1988)Entrevista por Javier Belmonte. El gusto es mío.
El Periódico de Catalunya. 26-IV-88.

AMPARO MORENO SARDÁ, Historiadora

Amparo Moreno presenta hoy en el colegio de Periodistas La otra ‘política' de Aristóteles. Cultura de masas y divulgación del arquetipo viril, obra editada por Icaria que recoge parte de su tesis doctoral. Se trata de un ejercicio de rastreo de lo que dice Aristóteles y de lo que sobre él dicen 20 libros frecuentes en las aulas universitarias. El objetivo: desvelar el arquetipo viril del modelo humano que, para la autora, marca los discursos -el académico entre ellos- siempre androcéntricos del poder.

"Olvidé hasta que la humanidad nace de mujer"

Esta doctora en historia, de sonora carcajada, trabajó como periodista y ahora enseña historia de la comunicación social en la facultad de Ciencias de la Información. Empezó preparando una tesis sobre el lenguaje de la prensa de sucesos y ha acabado en Aristóteles, un señor que escribió, entre otras mil frases al uso en citas académicas, que "para hacer grandes cosas es preciso ser tan superior como lo es el hombre a la mujer, el padre a los hijos y el amo a sus esclavos".

- ¿En virtud de qué proceso lo que Aristóteles dice tan clarito luego se enmascara?
- La forma de conocimiento del mundo que surge en la universidad está vinculada al ejercicio del poder. Ése es el punto fundamental del pensamiento lógico-científico. Se trata de conocer para dominar. Y Aristóteles tenía muy claro que conocía el mundo desde la torre del vigía, y que estaba ahí porque era el más sabio y el más hábil.

- ¿Y después?
- Luego, el problema es que la torre vigía se ha ampliado y muchos hemos subido a ella. Hemos subido por mucho que la ceguera nos impida saber en qué sitio estamos y que, por ejemplo, el progresismo redentor -el discurso mártir del movimiento obrero o el feminismo- sea etnocéntrico o ignore que estamos en ese tercio de la sociedad que despilfarra. A veces, el pensamiento conservador es más transparente que el que se llama progresista.

- ¿Cómo se ha de hacer una historia no androcéntrica?
- Esa es tarea para toda la vida. En el epílogo del libro intento explicar cómo, por ejemplo, el problema está en que siendo mujer puedes llegar a creerte un discurso que dice que las mujeres somos idiotas y, además, creerte que tú no, que las idiotas son las otras. El libro es una manera de discutirle eso al mundo académico.

- ¿Hubiera escrito lo mismo de ser noruega?
- No lo sé, pero sé que aquí el ambiente cultural es muy cerrado. Yo cito aquello de El Satiricón de "yo mismo me he entregado como esclavo, prefiriendo ser ciudadano romano que rey tributario". Eso pasa muchísimo en el ambiente académico de este país. Se preocupan de lo que se dice fuera, de estar a la moda, y se olvidan de pensar. Sólo te admiten si te pueden situar en algo que han leído en la última revista de moda. La verdad es que me identifico más con determinados planteamientos latinoamericanos que con los europeos u occidentales.

- ¿Y usted prefiere ser reina tributaria y no esclava liberta?
- Yo soy de pueblo y ya está. De pueblo, charnega y mujer. Esa es la historia. A veces pienso que lo único que he hecho es conjurar mis propios fantasmas. Cuando eres historiador tiendes a ver sólo los llamados hechos históricos, esos que salen en los libros, y yo me lo creía mucho. ¡Si se me llegó a olvidar hasta que la humanidad nace de mujer y ya había parido una hija!

- ¿Ha sufrido escribiendo?
- He sufrido y he disfrutado. He sufrido, por ejemplo, desde el momento en que la tesis es un requisito para mantener el puesto de trabajo. Y he disfrutado, también por ejemplo, cuando obtenía cierta clarividencia. Desde pequeñita, cuando empiezas a estudiar, te mueves siempre en el mismo clan, y si dejas de creer y de pensar con los mismos esquemas es como en el momento de dejar las muletas: tienes el miedo de caerte y el atractivo de saber que puedes ir sin ellas. Es un juego que ronda la esquizofrenia pero para eso están los psiquiatras.

- ¿Ha ajustado cuentas con el marxismo?
- Hay un debate con lo que a mi ya no me servía. Sigo pensando que existe una división en clases, pero intento articular otros antagonismos que el marxismo olvida. Lo que pasa es que si no recurres a determinada jerga eres herético y te excomulgan. Y si criticas a Aristóteles te despachan llamándote platónica o idealista. El ambiente académico es muy duro, no perdona que te metas con los padres.

- Insiste especialmente en el etnocentrismo cuando cita los elementos del arquetipo viril.
- Sí. Etnocentrismo, racismo, que luego se aplica igual a los no adultos, a las mujeres o a los negros. Y es una manera de limitarte a ti mismo porque quien sale peor parado es quien lo cree.

-Se lo decía porque parece contuso llamar etnocentrismo a algo que desborda el sentido que normalmente se da al término.
- Quizá. Se podría hablar de cualquier principio de negación del otro, ese necesitar definirte positivamente y por tanto negar al otro, que los filósofos han legitimado y parece que no se pudiera pensar de otra manera. En fin. Victoria Camps me dijo que problema de mi tesis es que yo quería demostrar una cosa muy obvia, e igual es eso.

- ¿Lo suyo no es militancia feminista?
- Me preocupa lo relativo mujer, porque es una discriminación que experimento en mi propia vida, pero lo que me he planteado es qué historia se está haciendo y de qué ser humano -bastante minoritario, por cierto- se está hablando. Si me hubiera dedicado sólo a la historia de la mujer seguramente lo hubiera tenido mejor.

- ¿Mejor?
- Sí, porque ahora en la universidad, con la crisis del pensamiento académico, hay cierta aceptación a la hora de abordar los problemas de la mujer. Aunque luego te clasifican, te convierten en estereotipo y te integran en un gueto marginal y especializado.

Javier Belmonte. El gusto es mío.
El Periódico de Catalunya. 26-IV-88

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.