Reply to comment

El producto cultural, a estudio

Publicado en Destino, nº 1959, abril de 1975

La cultura de masas no ha sido prácticamente estudiada entre nosotros. La bibliografía con que contamos en España referente a los medios de comunicación, a los productos culturales por ellos emitidos, a sus condicionantes, repercusiones y significado cultural, no es demasiado amplia y, además, se centra básica mente en aspectos parciales (históricos, legales, metafísicos e incluso ético-morales) y desde ópticas poco críticas. Faltan estudios rigurosos sobre los fenómenos de la cultura de masas en la que los treinta millones de españoles estamos continuamente inmersos, sobre sus peculiares manifestaciones y sus diferencias con otros países y especialmente sobre la función ideológica que cumplen. Urge, creemos, un acercamiento, mediante una lectura crítica y en profundidad, a esta cultura llamada subcultura no sin cierto aire de desprecio, a pesar de la atención un tanto «anob» que merece últimamente en algunos medios intelectuales.

Luís Gasca, Andrés Amorós, Vázquez Montalbán, Román Gubern y alguno más pueden ser considerados los pioneros en estos estudios a través de sus análisis de los comics, las novelas rosas y los folletines, las canciones de mayor audiencia, etcétera. El libro de Manuel J. Campo "Simplemente Maria y su repercusión entre las clases trabajadoras", editado recientemente por Editorial Avance (una nueva editorial que se propone conquistar un sector de lectores abandonado a estos productos culturales de masas), viene a incrementar esta bibliografía mínima. No se trata de un estudio de contenido en profundidad, ni tampoco de un riguroso análisis de los efectos, ni es un desmenuzamiento del imperio comercial montado en torno a "Simplemente María" y su puesto en el contexto político-económico. Es parte de todo esto y sobre todo visión de conjunto de la interrelación entre los distintos elementos que han configurado este producto comercial-cultural y de su función ideológica en el momento histórico concreto en el que el éxito de «Simplemente Maria» superó las previsiones de sus propios promotores.

Para nuestro compañero Manolo Campo, «Simplemente Maria» es «una lluvia ideológica burguesa que cae sobre las clases populares que acuden a la llamada subcultural de esta apasionante historia», y acuden aquí porque nuestra sociedad no les ofrece otras posibilidades culturales; es, pues una lluvia que encuentra campo propicio en el «desierto cultural» de los barrios obreros de las grandes ciudades.

La repercusión que el producto «Simplemente María» obtuvo en poco tiempo (dos millones de oyentes del serial que se distribuyó a lo largo de cuatrocientos capítulos -hasta entonces el de mayor duración, «Ama Rosa», había llegado a los ochenta---; su conversión, debido al éxito, en una fotonovela en ochenta fascículos semanales que alcanzaron tiradas de 170.000 ejemplares...) justifica y hacía necesario este estudio. A partir de un análisis de contenido elemental. Manolo Canino descubre las diferentes «unidades de situación» que se ofrece a oyentes y lectores y su carga ideológica, señalando también las innovaciones que plantea «Simplemente Maria» en relación con otros seriales o fotonovelas, innovaciones muy en la línea de la nueva sociedad española, menos «reserva espiritual de Occidente» y más desarrollista. Los resultados de una encuesta entre un grupo de seguidoras de «Simplemente María» en un típico barrio obrero, Cornellá, ponen al descubierto las repercusiones ideológicas y la percepción de los mensajes por el auditorio. El estudio del imperio comercial montado en torno al fenómeno comercial-cultural (serial, fotonovela, concursos, medallones, camisetas, rifas...) relacionado con los resultados del análisis de contenido y las opiniones de las encuestadas, llevan al autor a descubrir el grado de comunicación establecido entre «María... simplemente» y sus seguidoras y seguidores, Manolo Campo, para descubrir esta trama ideológica, no se contenta con analizar solamente lo que se dice, sino que se fija también en lo que no se dice, en lo que conscientemente se omite: y esto resalta el hecho de que la ideología de «Simplemente María», a pesar de ser innovadora en ciertas actitudes y planteamientos morales, no es, ni mucho menos, revolucionaria; por el contrario, continúa siendo un medio de difusión de la ideología dominante, sólo que ha sabido incorporar elementos que le hacen más atractivo.

El estudio de Manuel J. Campo tiene un interés indudable. La falta de rigor -que el mismo autor reconoce- queda compensada por su eficacia, al haber sabido presentar el análisis con un lenguaje asequible a quienes siguieron durante dos años a «María... simplemente» y haber abandonado el lenguaje hermético de los iniciados que muchas veces invalida estos estudios sobre la cultura de masas.

AMPARO MORENO

Reply

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.