Tiempo al tiempo

Publicado en El Periódico de Catalunya, 1991-IX-18

        Como en aquellos anuncios, a mi también me lo enseñó mi vecina.

        - ¿Sabes qué he aprendido en la vida? - me dijo un día que hablábamos de no sé qué en el rellano de la escalera.

        - ¿Qué? - le contesté.

        - He aprendido a dar tiempo al tiempo - me confesó.

        Había leído mucho sobre el tiempo. Pero sólo ella me descubrió el antídoto contra la tiranía del tiempo, a la que yo me someto sin darme cuenta. Y ayer, cuando me despedía de estas vacaciones que ya no volverán, juré recordárnoslo con un artículo.

        De nuevo me miré en el espejo de mi agenda. Y al preguntarle qué será de mí, entonó con sarcasmo los primeros compromisos y plazos que he de cumplir y que acepté yo que sé cuándo ni por qué. El malestar empezó en el estómago: este verano me había excedido en no hacer nada, tenía que haber aprovechado más el tiempo para hacer esto y aquello... ¡Y eso que las páginas de esa compañera imprescindible todavía no han empezado a llenarse de obligaciones ineludibles!. La desazón contrajo mis entrañas. Y el tic tac del día a día, hora a hora, minuto a minuto, entrecortó mi respiración hasta la asfixia...

        Corrí a buscar el detergente de mi vecina. Nada como dar tiempo al tiempo para acabar con la dictadura del tiempo. Si no os lo creéis... ¡haced la prueba del algodón!

Comments

Post new comment

The content of this field is kept private and will not be shown publicly.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA
This question is for testing whether you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.
Image CAPTCHA
Enter the characters shown in the image.