Entre el confort doméstico y la guerra