2 - Los textos informativos

Pudiendo tener una SIGMA
¿por qué conformarnos con menos?

El Caso, 19-1V- 1958, anuncio de SIGMA.

Antes era un operario.
Hoy soy un técnico especializado.

El Caso, 19-V1-1965, anuncio de ERATELE

Drama de unos emigrantes en Tomelloso.
Eran felices.
Pero fueron a trabajar a Alemania
y él la mató (por celos) a cuchilladas.

El Caso, 8-II- 1969, reportaje.

 

Vamos a examinar, en esta Segunda Parte, los diversos problemas que plantea el análisis de los periódicos cuando nos proponemos clarificar la relación entre sus textos y los contextos sociales de los que forman parte.

Explicaré los pasos que he seguido para resolverlos, desde las primeras investigaciones hasta dar forma a la propuesta que ahora hago, indicando distintas aportaciones y los problemas que presentan, de modo que cada cual pueda valorar si le pueden ser de utilidad.

Veremos en el primer capítulo el punto de partida de esta propuesta, el análisis hemerográfico tal como lo planteó Jacques Kayser en los años 50 y 60.

Los ítems señalados por él para el estudio de la personalidad del periódico permiten un conocimiento básico del sujeto que elabora la explicación que se plasma en cada periódico, a través de cada uno de los ejemplares. Se trata de un sujeto que en el siglo XIX solía ser un individuo concreto que financiaba, redactaba, imprimía e incluso distribuía la publicación, y con el tiempo se ha convertido en una organización, más o menos compleja, en la que cada una de estas tareas está realizada por conjuntos de individuos especializados que se coordinan entre sí de forma diversa y compleja, tal como sucede con el sistema de producción y distribución de bienes.

Estos cambios han repercutido también en las explicaciones que se publican en los ejemplares de los periódicos, aunque no siempre se manifiestan de forma clara. Así, dado que cada periódico construye su propia red de comunicación, tanto para recopilar informaciones como para elaborarlas y difundirlas, existen ciertas relaciones entre la capacidad productiva del periódico, la envergadura del producto que ofrece (cantidad de páginas y de informaciones), el número de lectores entre los que se difunde y la amplitud del territorio por el que se distribuye.

Además, las distintas formas de organizar esta red, tanto internamente como en los vínculos que mantiene con la sociedad en la que opera, afectan a ese proceso de acopio, elaboración y difusión de informaciones. La capacidad financiera, el número de profesionales que se ocupan de producir las informaciones que componen cada ejemplar, las prácticas profesionales que marcan sus actividades, así como las relaciones que el periódico como sujeto global y los distintos miembros que lo integran mantienen con la sociedad, influyen en las informaciones que se incluyen o excluyen, en el tratamiento y la presentación que se hace de ellas y en cómo se difunden.

De ahí la importancia del estudio de la personalidad del periódico para comprender por qué difunde una u otra visión de la realidad social.

Este es el objetivo de elaborar una ficha, en la que se recopilan los datos que definen la personalidad del periódico tal como los definió Kayser.

Pero también el estudio de las explicaciones elaboradas y difundirlas en los distintos ejemplares del periódico arroja luz sobre éstos como sujetos sociales, sobre la personalidad de cada periódico.

Esta es la tarea en la que nos centramos en los tres capítulos que componen esta Segunda Parte.

Explicamos, en el primero, las aportaciones del análisis hemerográfico de Kayser para obtener una radiografía histórica del periódico, y las dificultades que surgen al tratar de adaptarlo para abarcar corpus amplios y diversos que se modifican a lo largo del tiempo, al informatizarlo. La principal, definir el repertorio de categorías a utilizar para clasificar las distintas unidades o fragmentos que constituyen el mosaico de informaciones que ofrecen los periódicos en cada edición.

A el lo dedicamos el segundo capítulo, mediante breves recorridos a través de diferentes textos con los que ponemos a prueba las categorías de análisis que nos ayudan a afinar el oído p percibir con mayor claridad las palabras los ecos con que se construyen los textos informativos.

Finalmente, en el tercer capítulo explicamos las razones por las que realizamos la propuesta tal como la hacemos, como aplicarla y qué Posibilidades ofrece.